En Maine vuelve a salir el sol

PALABRAS Por Adriana La Rotta
abril 2018
COMPARTIR

Hay algo particular de los lugares que sufren un invierno inmisericorde, que los hace mágicos en el verano. Los árboles parecen más verdes, el cielo más luminoso y el ruido de las cigarras más insistente. El verano en el hemisferio Norte se empieza a acabar ni bien comienza y la llegada del sol en esos lugares, que buena parte del año languidecen bajo gruesas capas de nieve, es como una especie de resurrección.

No se me ocurre nada mejor para describir a Maine, el estado más septentrional de Estados Unidos, ni a su Parque Nacional Acadia, una suerte de secreto mejor guardado en el que en el curso de un día se puede nadar en el mar, subir al pico más alto de la costa Este, pescar en un lago cristalino, hacer compras en el más pintoresco de los pueblos y rematar con una cena de langosta digna de un rey pero apta para el bolsillo de un plebeyo.

Los paisajes en esta esquina de Estados Unidos podrían ser cuadros colgados en los mejores museos. Y muchos lo son. Durante décadas, una sucesión de pintores ha captado con éxito la luz y la textura de las vistas desde Mount Desert Island que alberga el parque Acadia, 200 km2 de bosques, playas y acantilados fabulosos. Pero el arte se queda corto aquí y también en retratar la belleza de Bar Harbor y sus mansiones victorianas. O el viento golpeando furioso contra los promontorios cuyos faros han guiado a navegantes intrépidos durante 300 años.

La costa de Maine retiene no solo el esplendor natural sino todo el legado histórico de las antiguas colonias pesqueras. Esa misma atmósfera es seguramente la que cautivó a familias notables como los Rockefeller, Ford y Vanderbilt, que no solamente hicieron de Maine su estación de verano, sino que a lo largo de los años han usado sus fondos y su influencia para proteger y preservar el paisaje tal como lo encontraron los primeros colonos y como me imagino lo disfrutaron los indígenas Wabanaki, habitantes originales de este rincón del planeta.

La Rotta es una galardonada periodista y columnista de El Tiempo (Colombia).

Compartir

Más Destinos

La Frontera Bien Mezclada

Bienestar en el Desierto

Todo Florece en Corea del Sur

Guatemala