Todo Florece en Corea del Sur

Los parques y arboleda elevada de Seúl son ejemplo de la nueva sensibilidad “verde” de la ciudad y el paÍs, que acoge a peatones y ciclistas

PALABRAS Jeanine Barone  
Agosto / Septiembre 2018
COMPARTIR

Fotos por Jun Michael Park

Con sus autopistas repletas de automóviles y sus redes de calles rodeadas por rascacielos y edificios de poca altura, Seúl no parece ser el epicentro de sensibilidad ecológica. Sin embargo, está lejos de ser otra capital con poca consideración por el medio ambiente.

 “La estrategia del gobierno es crear una ciudad donde montar en bicicleta y caminar sea preferible y más agradable que conducir”, dice Jie-Ae Sohn, del Fondo Fiduciario para el Crecimiento Verde de Corea del Banco Mundial.

La más reciente revitalización de la infraestructura de Seúl es un ejemplo deslumbrante de cómo la capital está adaptando creativamente una sensibilidad verde. En mayo de 2017, la ciudad inauguró el Seoullo 7017 Skygarden, a menudo llamado simplemente “Skygarden”, un antiguo paso elevado abandonado (de una vieja autopista) convertido en llamativas arboledas.

Extendiéndose por casi un kilómetro y a 15 metros por encima de la estación central de trenes, el nombre del elevado corredor verde está impregnado de significado: “Seoullo” (Seúl Street) refleja que los peatones pueden pasear por esta calle como un atajo seguro, evitando la congestión; “7017” hace referencia a 1970, el año de construcción del viaducto, y también a 2017, cuando se inauguró la pasarela verde.  

Reconociendo el amor del país por la naturaleza, la firma de diseño MVRDV, con sede en Rotterdam (Holanda), eligió el follaje como la estrella de un proyecto de más de US$ 71 millones de dólares. El exuberante paseo marítimo está salpicado de 24.000 plantas autóctonas de toda Corea del Sur y agrupadas en jardines temáticos. “Es una biblioteca de plantas”, dice Kyosuk Lee, arquitecto y jefe de proyectos de MVRDV.

Pero Skygarden es más que un paraíso-jardín. Los arquitectos también entretejieron aspectos culturales y de entretenimiento. Las camas elásticas atraen a los niños en una pequeña área de juegos; otros espacios acogen espectáculos de marionetas y eventos teatrales; una piscina de azulejos poco profunda invita a los caminantes a empapar sus pies cansados, y varios cafés pequeños ofrecen comidas sencillas. “Todo esto hace que Skygarden no solamente sea contemplativo, sino también social, y hace que la gente regrese al parque”, dice Lee. Skygarden es muy llamativo por la noche, cuando todo alrededor está iluminado en un fantástico azul zafiro, tan juguetón y bullicioso como la propia ciudad. Más allá de Skygarden, Seúl “está encontrando ahora un equilibrio entre naturaleza y rascacielos”, dice Doha Park, que fundó We Cycle Korea, una agencia de viajes en bicicleta. 

Esta urbe es el hogar de una cantidad muy extensa de espacios verdes. Aquí algunos de los más concurridos:

Ocupando una isla entera en el Río Han, el Parque Seonyudo está interconectado con senderos y salpicado de pérgolas cubiertas de follaje. Hace siglos, los eruditos confucianos buscaron inspiración en esta isla para sus esfuerzos creativos, donde el verdor se mezcla con los recuerdos de su pasado industrial más reciente como planta de tratamiento de agua. Para educar al público sobre cómo la industria impacta brutalmente a la naturaleza, los arquitectos tomaron partes del paisaje en desuso, brindándoles una vida nueva. Las vides se extienden a lo largo de estructuras que se asemejan a árboles que una vez sirvieron de columnas en el antiguo depósito de agua limpia, y las plantas aromáticas crecen en las viejas cubas de descomposición química. “Es un poco como lo que uno esperaría si hubiera un apocalipsis y las cosas estuvieran arruinadas, pero de una manera muy buena”, opina Hallie Bradley, que dirige The Soul of Seoul, un blog centrado en Seúl. 

El Parque Hangang es una serie de espacios verdes a lo largo de las orillas del río Han, que atraviesa Seúl, y con un carril para bicicletas a cada lado de esta vía fluvial. Cada sección de este collar verde tiene un carácter distinto, a la vez que ofrece opciones de entretenimiento y deportes, como un parque de patinaje, alquiler de raftingy dos piscinas, una de cascadas poco profundas con fuentes. “Mi momento favorito para salir al camino es por la noche”, comenta Luc Tremblay, presidente y fundador de Seoul Cycle, un grupo comunitario de ciclistas. “Con el camino y los puentes iluminados, y la gente tocando música y de picnic, hay una sensación genial”.

 

Una antigua vía fluvial descuidada y contaminada, escondida durante mucho tiempo por una carretera elevada, renació como el parque lineal del arroyo Cheonggyecheon, un refugio de juncos y varias especies acuáticas. Aunque una de las vías más congestionadas de Seúl discurre a lo largo de este corredor verde, ofrece un nivel de tranquilidad casi Zen. Hoy, es común ver ejecutivos paseando en su hora de almuerzo. “En las noches de verano, hay gente que se sumerge en el agua para refrescarse”, dice Bradley. “También hay murales a lo largo del camino y muchos lugares para sentarse y disfrutar del entorno”.

Entre el puñado de espacios verdes dentro del extenso Parque de la Copa Mundial, el Parque de la Paz es especialmente atractivo por su lado excéntrico. El parque está repleto de esculturas e instalaciones vanguardistas, incluyendo una silla gigante, un árbol pintado de fucsia y campanillas de viento encaladas (etiquetadas como “aullidos”) con las que los niños disfrutan posando. Muchos senderos para bicicletas y caminatas zigzaguean por todas partes. 

Rodeado por los relucientes rascacielos del distrito financiero de Seúl, el Parque Yeouido es un bastión de la serenidad. Los residentes prefieren este espacio verde alargado para caminar, trotar o andar en bicicleta, incluso de noche. 

Un extremo del parque está alfombrado con un bosque tradicional coreano plantado con árboles autóctonos, mientras que en el otro extremo hay un bosque ecológico en red con paseos marítimos que pasan por un estanque, pantano y praderas.

Compartir

Más Destinos

La Frontera Bien Mezclada

Bienestar en el Desierto

Guatemala

Barbados: Donde el lujo y lo autóctono conviven en el Caribe