Los Cementerios Son Para Los Vivos

Con bellos terrenos, historia y arquitectura excepcional, estos 10 lugares abren sus puertas a visitantes.

PALABRAS Allegra Hanlon
octubre 2019
COMPARTIR

Cada vez que mi madre y yo visitamos una nueva ciudad, lo primero que hacemos es buscar el cementerio local. La primera vez, tenía 11 años. “¡Mira, Allegra!”, la recuerdo señalando a una tumba con interés, comentando cosas como: “Érase una vez una persona, con familia y amigos y mucho para contar. Cada tumba tiene una gran historia”.

En una calurosa tarde de agosto en Nueva York, cuando cruzo las puertas del Cementerio Green-Wood en Brooklyn, lo primero que me sorprende no son las tumbas. Tampoco los fantasmas ni la idea de casas embrujadas. Son los árboles. Árboles grandes y majestuosos con troncos robustos y ramas largas que se curvan una dentro de la otra como si estuvieran hechas para que cualquiera pueda caminar a través de ellas. Y entonces, desde más allá de los árboles, oigo un grito de alegría y giro la cabeza. Veo un gran grupo de personas, y luego un destello de blanco entre un mar de trajes negros. ¡Es una boda!

Los cementerios han estado asociados durante mucho tiempo con el tema de las pesadillas y las películas de terror, pero ¿quién dice que debe ser así? Mi amor por los cementerios pro­viene de mis padres, quienes tienen una enorme fascinación por las vidas pasadas y las historias de los muertos. Aparentemente, mi “tradición familiar” no es tan poco común como pen­saba; en el siglo XIX, los habitantes percibían los cementerios no como lugares de luto, sino como sitios de alegría. Como los únicos espacios verdes en ciudades nuevas y en crecimiento, los cementerios se utilizaban como parques públicos para picnics y paseos en carruajes.


Una tumba en el histórico cementerio Laurel Hill en Filadelfia.

“Ahora, lo que estamos tratando de hacer aquí es volver a nuestras raíces históricas, no solamente como un lugar de descanso eterno sino también de recreación”, dice Nancy Goldenberg, directora ejecutiva de Laurel Hill y West Laurel Hill Cemeteries en Filadelfia, Pennsylvania. Mientras que algunos cementerios son “destinos turísticos” desde hace mucho tiempo (Hollywood Forever se considera a sí mismo como un cementerio y un centro de eventos culturales), un número cada vez mayor también ha comenzado a abrir sus puertas para atraer a miles de visitantes todos los años. 

“La gente busca autenticidad y entornos y entretenimientos únicos”, explica Goldenberg. “Los cementerios representan áreas y espacios donde la gente tiene experiencias positivas para recordarnos y seguir volviendo.” Las experiencias van desde tours de linternas hasta proyecciones de películas, paseos de perros y yoga. Por ejemplo, el Congressional Cemetery en Washington, D.C., opera el K9 Corps, un programa para perros con 600 miembros (y 770 perros), que aporta un cuarto del ingreso del cementerio. 

Nueva Orleans, una ciudad con más de 40 cementerios, cuenta incluso con una organización dedicada a su preservación y promoción como espacios de recreación, llamada Save our Cemeteries. Amanda Walker, que se desempeña como Directora Ejecutiva, está de acuerdo en que en los últimos años hay una enorme ola de esfuerzos para atraer cada vez más gente viva a los cementerios de todo el país. “Los cementerios cuentan la historia de este lugar loco en el que vivimos”, me cuenta. “No necesitamos fantasmas o vampiros porque cada persona enterrada en una tumba es su propio mundo”. Mientras que en Brooklyn, uno puede asistir a una clase de cartas de condolencias, en Atlanta puede tropezar con un festival de música en vivo y una feria de artesanías y cócteles.

Entre abril y diciembre de 1848, el cementerio Laurel Hill de Filadelfia recibió a más de 30.000 visitantes, ¿y quién dice que no volverá a suceder? Ese día en Brooklyn observo a los novios intercambiando un beso frente a dos enormes tumbas talladas. El público da gritos estruendosos, y de repente, tal número no parece tan inverosímil. Así como un matrimonio sirve como una celebración de dos vidas que se juntan, aquí 10 cementerios que sirven tanto a los vivos como a los muertos.


Cemetery No. 1 es el más antiguo de Nueva Orleans y favorito de turistas.

Cementerio de St. Louis No. 1, Nueva Orleans. 
Aunque Nueva Orleans cuenta con más de 40 cementerios, el de St. Louis es el más famoso. Hogar de la tumba de la “Reina del Vudú” Marie Laveau, una de las más visitadas del país. Establecido en 1789, esta necrópolis vio pasar por su puerta a más de 150.000 personas en 2018. Save Our Cemeteries ofrece visitas guiadas.  
nolacatholiccemeteries.org

Hollywood Forever, Los Ángeles. 
Como el cementerio más famoso y culturalmente activo de Los Ángeles, consistía en 100 acres desde su fundación en 1899, hasta que casi la mitad de la tierra fue vendida a Paramount Pictures, donde el estudio permanece. Es famoso por su programa Cinespia, que todos los sábados presenta cine bajo las estrellas en un ambiente de picnic al aire libre que también incluye DJs y ventas de comida.  También es conocido por su celebración del Día de los Muertos que atrae a más de 30.000 visitantes cada año. hollywoodforever.com

Cementerio de La Recoleta, Buenos Aires. 
Declarado primer cementerio público oficial de Buenos Aires en 1822, cuenta con más de 6.400 tumbas de una gran variedad de estilos arquitectónicos, desde templos griegos hasta pequeñas catedrales barrocas. La residente más famosa es Eva “Evita” Perón, la recordada primera dama de Argentina. También destacan las tumbas del escritor José Hernández (creador de Martín Fierro) y el científico Luis Federico Leloir. Visitas guiadas gratuitas diarias en inglés y español. 
cementeriorecoleta.com.ar

Cementerio Green-Wood, Brooklyn. 
Fue fundado en 1838 y es considerado no solo un Sitio Histórico Nacional sino también un Sitio Histórico de la Guerra Revolucionaria. Sus eventos van desde clases de escritura de condolencias hasta proyecciones de películas y visitas guiadas a la luz de la Luna.
green-wood.com


Turistas alrededor de la tumba del presidente John F. Kennedy en el cementerio de Arlington.

Cementerio de Arlington, Washington, D.C. 
Es el hogar no solo de la tumba de JFK, sino también de la Tumba del Soldado Desconocido, que conmemora los cuerpos no identificados de cuatro soldados de la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam. Visitas guiadas y la oportunidad de ver la ceremonia diaria del cambio de guardia.  El cementerio también es un jardín botánico. 
arlingtoncemetery.mil

Laurel Hill, Filadelfia. 
Creado en 1836 por el ex general John Jay Smith, hoy alberga dos “circos fantasmagóricos” en otoño, así como una serie de cines, clases de yoga al aire libre y visitas guiadas temáticas. Hermosos 
carriles para bicicletas atraen a un número 
creciente de ciclistas a sus terrenos. 
thelaurelhillcemetery.org 

Panteón de Dolores, Ciudad de México. 
El Panteón de Dolores de la Ciudad de México es en sí mismo un verdadero homenaje a México con La Rotonda de las Personas Ilustres, una parte del cementerio dedicado a las personas que han hecho contribuciones significativas. Aquí están las tumbas de muchos héroes de la Revolución Mexicana y de otros personajes, como el artista y muralista Diego Rivera y el músico y poeta Agustín Lara.

Cementerio de Janitzio, México. 
El lugar con más encanto en donde vivir la Noche de los Muertos en México, el cementerio en el pueblo pequeño de Janitzio ve casi 100.000 visitantes durante las celebraciones. Con su campana repicando toda la noche, fue inspiración para la película Coco.  

Cementerio de Oakland, Atlanta. 
Fundado en 1850, creció hasta alcanzar ocho veces su tamaño debido a muertes durante la Guerra Civil. Ahora, a primera vista, parece más un gran parque para familias que un cementerio. Cualquier semana, los eventos abundan, desde picnics y clases de yoga, hasta carreras (organizadas por un grupo de corredores que se llaman los Tombstone Trotters o Trotadores de Tumbas). Los tours del cementerio también son únicos y temáticos, y en octubre, hay 10 días de tours de Halloween.
oaklandcemetery.com

Cementerio de Concordia, El Paso. 
60,000 personas están enterradas en este cementerio de Texas, a pocas cuadras de la frontera con México. La diversidad de sus residentes incluye una gran sección china, judía e incluso mormona, impresionante para un cementerio “en medio de la nada”. Conocido por su Día de los Muertos y giras nocturnas.
concordiacemetery.org

Compartir

Artículos recientes

En Las Entrañas del Carnaval

El Mundo De Magia De Universal Orlando Resort

Karol G Encuentra Su Flow

Las Grandes Bibliotecas de los Estados Unidos