Beatriz Luengo Publica Nuevo Libro, "El Despertar de las Musas"

"Se dice que 'detrás de un gran hombre, una gran mujer,' y qué duro nos ha tocado ser 'las de atrás.'"

PALABRAS Beatriz Luengo
noviembre 2019
COMPARTIR

Con la salida de mi primer libro los periodistas me preguntan: “¿Dónde encuentras tu lugar de creación?”  “¡En los aviones!”, exclama mi yo más sincero.

Y es que mi libro tiene más kilómetros de vuelo que caracteres, que ya es decir. Se ha impreso en Barcelona, pero puso su primera semilla en un avión rumbo a Ciudad de México mientras estaba leyendo un maravilloso libro y una azafata me servía un café y me comentaba amable: “No sé qué lee pero debe ser muy interesante pues no ha dejado de sonreír al papel en todo el viaje”.

“Es una biografía sobre Dalí. ¿Sabes que firmó sus cuadros como Gala-Dalí en honor a su esposa, alegando que ella era la encargada de traer las esencias necesarias para convertir en miel la atareada colmena de su cerebro? Qué bonito homenaje a su mujer que tanto le aportó”. 

“¡Sí!... qué bonita historia de amor y qué gran inspiración conocer esas mujeres a la sombra de esos genios”, me dijo. Apuntó el título y el autor. Y sin ella saberlo me regaló más que una bebida: me dio la llave para escribir un libro basado en la vida de 12 mujeres impresionantes y desconocidas por estar “atrás” de sus grandes maridos genios.

Se dice que “detrás de un gran hombre, una gran mujer”, y qué duro nos ha tocado ser “las de atrás” a lo largo de los siglos. Los meses siguientes a ese viaje fue germinando dicha semilla. Durante mi próximo vuelo hacia Madrid, allí a 10.000 metros de altura, estas mujeres a las que denomino “Musas”, me susurran su paso por el mundo. Pude ver a María Magdalena, mujer inteligente de grandes conocimientos, molesta por una profesión que le atribuyen muy lejos de su realidad. Acompañó a su amado Jesús y fue una apóstol más, según reivindica el Papa Francisco.

Pero una relación de amor lejos del matrimonio tenía una respuesta lapidaria para la mujer dentro de la sociedad de la época, y tristemente, dos milenios después las películas siguen apagando su aportación a la historia. A punto de aterrizar en Madrid abrazo a Mileva Maric, la primera esposa de Einstein, quien estudió física y matemáticas junto a su famoso esposo. Sus aportes al trabajo de su marido solo salieron a la luz en cartas publicadas décadas después de su muerte.

A los pocos días y ya con Gala, María Magdalena y Mileva en mi maleta, tomé un vuelo de regreso a Nueva York. Esta vez pude ver a mis “Musas” sentadas en sus tronos de nube esperando cómplices a que yo pasara a recogerlas por el Atlántico. Encontré más musas a medida que viajé por el mundo: México, China, Rusia, mi propia España. Finalmente, bajo el calor de mi hogar en Miami, las plasmé en un libro, El Despertar de las Musas, donde reescribo las historias de estas mujeres olvidadas. Y celebro a las que ahora buscan crear su propia realidad.

Compartir

Más Entretenimiento

Eiza González: De Tragedia a Triunfo

Minnie West: Rebelde en Nueva York

Karol G Encuentra Su Flow

Cuando Luz María Doria Conoció a Gabriel García Márquez