Ana de Armas Es La Nueva Super Estrella de Hollywood

En esta exclusiva detrás de cámaras, la actriz cubana nos revela sus secretos.

PALABRAS Jenny Adams
marzo 2020
COMPARTIR

Ana de Armas ha estado en una piscina helada toda la noche durante las últimas dos semanas, filmando una película en el invierno en Nueva Orleans. Tiene un pequeño resfrío y ha estado despierta desde el amanecer, delante de los fotógrafos. Entrando y saliendo de una silla de maquillaje y entrando y saliendo de varios trajes. Son las tres de la tarde, y ella está exhausta, sin maquillaje, mientras finalmente nos sentamos en una mesa de madera para una entrevista con Nexos en el Hotel Peter & Paul en el barrio de Marigny. 

Otra noche se avecina en esa piscina. Sin embargo, ella es animada y hermosa. Sus ojos son de un verde vivo que destacan más por las noches de insomnio. Son anchos y hay una pequeña chispa de maldad en ellos cuando se ríe. Ahora lo sé, Ana de Armas es el tipo de mujer con la que quieres relajarte y beber una cerveza. O saltar en un automóvil para un loco viaje por carretera. Pero, no tiene tiempo para ninguna de las dos cosas.


Vestido: Brock Collection, Joyas: Retrouvai, Zapatos: Alevi

En los próximos meses, terminará Deep Water, una adaptación cinematográfica de la novela de Patricia Highsmith, junto con Ben Affleck. Su retrato en Netflix de Marilyn Monroe debutará este año, producido por Brad Pitt. Protagoniza la película Sergio que se estrenó en Netflix en abril. Fue nominada al Globo de Oro en 2020 por su papel en Knives Out como una inolvidable enfermera inmigrante latina llamada Marta, que se ve involucrada en un misterio de asesinato. Los actores secundarios incluyen a Daniel Craig, Jamie Lee Curtis, Toni Collette y Chris Evans, por nombrar algunos.

En noviembre aparecerá junto a Daniel Craig de nuevo, ahora como Paloma, la agente de la CIA asignada para ayudar a James Bond (interpretado por Craig) en su misión en No Time To Die. Decir que De Armas ha tenido un ascenso meteórico es quedarse corto. Tiene 31 años, y hace cinco años ni siquiera hablaba inglés.


Vestido: Brock Collection

Un camino imposible...

Nacida en Cuba, en un pequeño pueblo costero llamado Santa Cruz del Norte, Ana de Armas creció en La Habana, y cuando tenía 12 años se inscribió y fue aceptada en la Escuela Nacional de Teatro de Cuba. “Es la única escuela de teatro del país”, comenta De Armas, que lleva una camiseta negra e ignora por completo un sándwich de rosbif. “Durante todo el año antes de ser aceptada, estuve volviendo locos a mis padres, diciéndoles que quería ser actriz”.

Era un camino casi imposible. Solamente 12 niños son aceptados en la famosa escuela de teatro de Cuba. Convertirse en una actriz de éxito ya es bastante difícil si eres de América Latina, financieramente estable y multilingüe. De Armas no era ninguna de esas cosas, pero era una niña profundamente intuitiva y apasionada.

“Creo que estoy conectada de esa manera, para saber las cosas que quiero e ir tras ellas. Confío en la reacción de mi cuerpo. Si soy feliz en algún lugar, me quedo allí. Voy paso a paso, y mi objetivo es siempre prestar atención a cómo me siento en el momento”, dice.

Fue a España para continuar sus estudios, con 300 dólares en su bolsillo. Consiguió un papel en su primera película española, Una rosa de Francia, una semana después de llegar a Madrid.


Vestido: Miu Miu, Joyas: Anita Ko

Ciudadana del mundo

De Armas todavía vuelve a Cuba tan a menudo como puede para visitar a su familia. “Pensé que me quedaría en España”, dice. En cambio, se mudó a Los Ángeles en 2014. Solo hablaba español y comenzó a estudiar inglés en cada minuto libre.

“Estaba audicionando para los papeles y ni siquiera sabía las palabras que estaba diciendo. Pero, sabía lo que estaba pasando y podía estar emocionalmente en contacto con una escena”.

Hoy, su acento sigue siendo innegable. Es vital y tiene una especie de calidad musical. Cuando habla, a menudo hace una pausa. Esos momentos parecen tener un propósito; la determinación de encontrar las palabras adecuadas en un segundo idioma. “Mis experiencias al crecer en Cuba y al moverme y ser como una ciudadana del mundo y al adaptarme y ser flexible, me da muchas herramientas y una visión y un enfoque diferente hacia un personaje”.

La brillante actuación de De Armas en la película de suspenso Knock Knock, un retorcido y erótico thriller protagonizado por Keanu Reeves llevó a que Reeves la invitara a un casting para otro filme, Exposed.

“Nos hemos hecho muy amigos”, dice. “Filmamos Knock Knock en sólo 28 días, la mayoría de las veces de noche. Me llamó cuando estaba produciendo Exposed y me dijo: “No puedo imaginarme a nadie mejor para interpretar este papel”.


Vestido: Alberta Ferretti, Joyas: Anita Ko, Zapatos: Giuseppe Zanotti

Nervios y un Globo de Oro

Su siguiente aventura fue Blade Runner 2049. “¡Oh, diablos, estaba nerviosa!”, exclama, golpeando sus pequeñas manos en la mesa, y riéndose cuando le pregunto sobre su primer encuentro con el co-protagonista Ryan Gosling. De Armas interpretaría a su novia holográfica, Joi. “Hice tres audiciones para Joi, y la tercera vez, supe que él estaría allí. Estaba temblando mucho. Te ponen en una habitación juntos y te hacen leer cosas, para ver cómo es tu química. He tenido mucha suerte, porque estos hombres son muy guapos, pero lo mejor de todo es lo que son como personas. He tenido los mejores socios”.

Un buen compañero es crucial, pero el caché de De Armas se centra cada vez más en ella, como lo demuestra su papel de Marta Cabrera en Knives Out, que le valió una nominación a los Globos de Oro en 2020.

Llama a la oportunidad de interpretar a Marta “un regalo increíble”, pero es más humilde. Ella interpretó el papel como solo ella podría haberlo hecho: una inmigrante latina, enfrentando desafíos excepcionales, pero perseverando con gracia e intuición.

“Cuando finalmente pude leer el guión completo de Knives Out, quedé impresionada y me enamoré del personaje”, sostiene De Armas. “Marta es algo que nunca he visto. Para War Dogs o Knock Knock o Blade Runner... las escenas fueron escritas para los americanos. Cuando hice la audición, cambiaron de opinión e hicieron que el guión funcionara para mí.

Marta fue un papel escrito para una latina. Estos personajes no existen. Y punto. Estas oportunidades son tan raras”.


Suit: Dolce & Gabbana, Zapatos: Giuseppe Zanotti, Joyas: Anita Ko and Foundrae

Una chica Bond diferente 

Después de trabajar con ella en Knives Out, Craig recomendó a De Armas para la nueva película de Bond, que saldrá en noviembre. “Las chicas Bond han sido retratadas durante muchos años con un tipo específico de mujer”, dice. “Me sorprendió cuando el director me llamó para decirme: ‘El personaje aún no está escrito pero queremos que lo hagas’. Por lo general, [las chicas Bond], necesitan ser rescatadas. O mueren. O son malvadas. Necesitaba leer ese guión. Y me llevó un poco, pero me enviaron las escenas. Es importante, porque quiero aportar algo más a la historia”. Al final, “el personaje me convenció”, subraya.

Ana de Armas se pone la mano en el pecho. La gratitud le llega en oleadas. Lo que realmente le encantaría, dice, “es estar algún día en una comedia completa”.  Ella sonríe con una pizca de picardía, sus ruedas de comedia ya están girando. Me despide con el puño, con un pañuelo en la otra mano y se dirige a una piscina helada. En el invierno. En Nueva Orleans.

Compartir

Más Entretenimiento

Eiza González: De Tragedia a Triunfo

Minnie West: Rebelde en Nueva York

Karol G Encuentra Su Flow

Beatriz Luengo Publica Nuevo Libro, "El Despertar de las Musas"